8.3.11

El ENSAYO DE lAS TAPAS

Hansa-Heemann y Sidel, colaborando para avanzar en la alimentación de tapas.

Después de su lanzamiento el pasado año, Eco-Aidlin™, la última generación de alimentadores de tapas, obtuvo  una validación industrial gracias a la  colaboración con la empresa alemana Hansa-Heemann. Los objetivos que se persiguen con el nuevo equipo son la reducción del consumo de energía y la eliminación del aire comprimido. El nuevo alimentador de tapas combina el ahorro energético, el elevado rendimiento y la ergonomía. Hansa-Heemann nos explica cuál ha sido el resultado de esta experiencia.

 

El consumo de energía: el ahorro como prioridad

 

En la planta de Hansa-Heemann en Bruchsal existen ya tres líneas de  Sidel, lo que demuestra la satisfacción de este grupo empresarial con las prestaciones que Sidel le ha ofrecido hasta ahora. Por eso, en esa misma fábrica se ha instalado un prototipo de un alimentador de tapas Eco-Aidlin, que hasta la fecha se ha integrado en la línea en forma de desvío para comprobar su fiabilidad. ¿Por qué decidió Hansa-Heemann dar este paso? "Fundamentalmente, por motivos económicos -explica el director de la fábrica, Thomas Herzog-: para nosotros no sólo es importante que las máquinas funcionen sin problemas, sino, sobre todo, que la instalación en nuestra planta permita ahorrar energía en el futuro. La electricidad es un elemento esencial, pero el aire comprimido es, cuando menos, igual de importante. A lo largo del año ambos suministros se traducen rápidamente en elevadas sumas de dinero, así que cualquier ahorro en este sentido contribuirá a mejorar el resultado de la explotación". Este nuevo diseño ecológico responde a las expectativas: la nueva gama  disminuye claramente el consumo de energía, lo que permite a Sidel garantizar un drástico ahorro. El consumo de las tapas no conformes es diez veces inferior al de un alimentador de tapas estándar con aire comprimido. Con una potencia de 0,7 kW, Eco-Aidlin ofrece un costo total de propiedad (TCO) inigualable.

 

Cercanía con respecto al cliente  y arranque optimizado

 

La cercanía con respecto al centro de I+D de Sidel en Reichstett (Estrasburgo), en el que se desarrollan y fabrican los alimentadores de tapas, no es ninguna casualidad. Las distancias son cortas: apenas se necesita una hora de viaje por carretera para llegar al lugar en caso de que se deban introducir modificaciones u optimizaciones de una forma rápida y sencilla. El director de la fábrica alaba también a los técnicos de Sidel: "Todo el proceso de planificación, ejecución e instalación funcionó siempre de maravilla. En apenas dos días el dispositivo estaba instalado y en funcionamiento. Eso es lo que yo llamo una puesta en marcha óptima. En prueba de nuestra amistad, les permitimos instalar el sistema en nuestra planta para llevar a cabo un ensayo práctico de larga duración". 

 

Eficiencia: calidad en la  alimentación de tapas y  rapidez en los cambios

 

En el nuevo alimentador de tapas Eco-Aidlin el sistema elevador tradicional se sustituye por una corona horizontal, en la que las tapas se colocan en la  posición correcta ya en la entrada. Las que se encuentran mal orientadas o  carecen de anillo de inviolabilidad  se apartan automáticamente mediante un sistema de pasadores magnéticos. Las tapas conformes y correctamente orientadas siguen su curso gracias al arrastre continuo de la corona y se dirigen a una columna vertical, en la que se levantan hasta la altura mínima necesaria para alimentar la tapadora.Otra nueva funcionalidad es el principio del "cambio rápido de tapas". "En una instalación de un margen de potencia medio para producir formatos de 1,5 l en PET de un solo uso, es preciso que el cambio de tapas se haga en poco tiempo; de lo contrario, los costos son elevados", explica Herzog. 

 

Unos resultados prometedores

 

Hace ya un año que este equipo se encuentra en pruebas en Hansa-Heemann. ¿Ha merecido la pena? Los resultados son muy prometedores. "En primer lugar, hay que destacar que no hemos tenido que señalar disfunciones en el nuevo alimentador de tapas. Éste es el aspecto positivo en cuanto a la calidad.

 

En lo que se refiere a los ahorros de energía esperados, confiamos plenamente en que los estudios que Sidel va a llevar a cabo en breve confirmen el resultado previsto, con una disminución del 10 % (en electricidad y aire comprimido) incluso en el ensayo de larga duración, y que con ello se demuestre que el nuevo alimentador de tapas trabaja de una forma claramente más eficiente desde el punto de vista económico".

 

Y esta amistad se mantiene gracias al esfuerzo de ambos socios. Para el futuro inmediato se prevé que el alimentador de tapas deje de funcionar como un desvío y trabaje integrado en la línea como máquina única. Un éxito más de Sidel en la creación y la aplicación de ideas innovadoras, en colaboración directa con sus clientes.